10 Lugares para ver en Marruecos

Conoce 10 exóticos atractivos turísticos de Marruecos, un país de enorme riqueza cultural y paisajística llena de sitios únicos en el mundo listos para descubrir. ¿Qué hay para ver en Marruecos? ¡De todo!

Marruecos es uno de los destinos turísticos más exóticos y hermosos del mundo, con una increíble riqueza cultural y una enorme cantidad de sitios para visitar y deslumbrarse con sus paisajes, arquitectura y costumbres en el corazón de África, aunque al mismo tiempo muy cerca de Europa. 

Si bien son muchos los sitios deslumbrantes para recorrer en este país lleno de ciudades laberínticas, desiertos de grandes dunas, pueblos de pescadores, otros de adobe anclados en el tiempo y paisajes áridos de cordilleras, cascadas y gargantas, seleccionamos 10 lugares para ver en Marruecos en tu próximo viaje. ¡Sin dudas será una experiencia única e inolvidable!

1. Medina de Fez: El laberinto mágico.  

También llamada “La tierra de Dios”, Fez es famosa por su antigua ciudad amurallada, a la que muchos viajeros comparan con la de Jerusalén. Se trata de uno de los destinos más interesantes de Marruecos y uno de sus mayores atractivos turísticos es la Medina de Fez, un lugar imprescindible para ver. La Medina es la parte más antigua de Fez y ha sido declarada Patrimonio de la Unesco por ser la zona peatonal más grande del mundo, con alrededor de 9.000 callejones donde se genera un enorme laberinto a veces caótico pero al mismo tiempo atrapante con tiendas, madrasas, mezquitas y curtidurías, donde el regateo está a la orden del día. 

Uno de sus secretos mejor guardados está en la Calle Arco Iris, un trayecto de adoquines multicolor que une las calles Talaa es-Seghira y Taala el-Kebira, las dos principales arterias de la Medina de Fez.

 La mezcla de distintas civilizaciones, que aún es posible apreciar en la Medina de Fez, la vuelve uno de los sitios más interesantes y exóticos para visitar al menos una vez en la vida. Puedes aprovechar para conocer también la mezquita Karaouine, uno de los templos más sagrados en el corazón de la Medina. Sin dudas, una visita a la Medina de Fez es una aventura llena de misterio e insólitas experiencias que la convierte en otro de los lugares imperdibles para ver en Marruecos.

2. Plaza de Jemaa el Fna: El centro cultural de Marrakech

Ubicada junto a la mezquita Koutoubia, la Plaza de Jemaa el Fna es un punto icónico de Marrakech, también conocida como “La ciudad roja”. Esta plaza es un permanente punto de encuentro de turistas, locales, artesanos y artistas callejeros, donde es posible percibir el pulso del pueblo marroquí en un espacio público de gran magnitud que congrega a multitudes a toda hora. Podría decirse que esta plaza es el “alma” de Marruecos. 

La Plaza de Jemaa el Fna es realmente deslumbrante. Se mantiene viva, alegre y siempre ofrece algo nuevo y diferente para ver. En los atardeceres, miles de personas se acercan a contemplar la puesta del sol y a disfrutar de su oferta de colores, sabores y sonidos, con narradores de historias, poetas, encantadores de serpientes, músicos bereberes, danzarines y actores.

Se trata, además, de uno de los lugares donde se puede disfrutar en Marrakech de la cocina típica marroquí. Por su amplia oferta y sus raíces culturales, la Unesco declaró en 2001 a este increíble lugar Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

Si vas a Marruecos, no puedes perderte todo el atractivo de la Plaza de Jemaa el Fna.

3. Ksar de Ait Ben Haddou: Historia y cultura 

Ksar de Ait Ben Haddou es uno de los puntos más fascinantes y sin duda otro de los geniales lugares para ver Marruecos. Se trata de un exótico pueblo fortificado y formado por kasbahs hechas de adobe que ha sido utilizado como set de rodaje en películas como “Gladiador”, “Sodoma y Gomorra” y también para algunas escenas de la mítica “Lawrence de Arabia”. 

Ubicado en la provincia de Ouarzazate, en la región de Draa-Tafilalet en Marruecos, es uno de los pueblos mejor conservados de todo el país gracias a distintas restauraciones y a la protección que le confirió la Unesco en 1987 al declararlo Patrimonio de la Humanidad. 

El emplazamiento de este ksar ha estado fortificado desde el siglo XI y si bien es considerado como “la puerta del desierto”, también alberga palmeras, cultivos y árboles frutales. 

Dentro de esta ciudad fortificada podrás sentir parte de la esencia de Marruecos, descubrir casas deshabitadas, tramos de escaleras y calles empedradas, un claro ejemplo de la arquitectura del sur marroquí conservada en muy buen estado pese a tener más de 1000 años.

4. Mausoleo Mulay Ismaíl: El arte islámico 

En la ciudad de Meknes, los restos del sultán Mulay Ismaíl, conocido como el Luis XIV de Marruecos, yacen dentro del Mausoleo que lleva su nombre, otro de los misteriosos sitios imprescindibles para visitar y al que los viajeros popularmente denominan la “Versalles de Marruecos”. 

El Mausoleo Mulay Ismaíl, uno de los pocos lugares religiosos abiertos a los no musulmanes, fue construido en 1703 por Ahmed Eddahbi, y es donde Moulay Ismail descansa junto a una de sus esposas y dos de sus hijos. La entrada al lugar es gratuita, aunque no se permite tomar fotografías de las tumbas, por respeto a los muertos. 

La arquitectura de este mausoleo es realmente fascinante y la Unesco la ha declarado en 1996 Patrimonio de la Humanidad por su valor histórico y cultural. No olvides quitarte los zapatos antes de ingresar y adéntrate en la gran sala decorada con yeserías y mosaicos en la que descansa el sultán.

5. Mezquita Hassan II: Un trono sobre el océano 

En Casablanca, la Mezquita Hassan II, diseñada por el arquitecto francés Michel Pinseau, es uno de los templos más altos del mundo, y su ubicación, majestuosidad arquitectónica e historia la convierten en otro sensacional lugar para ver en Marruecos. 

La mezquita se encuentra construida en una península artificial sobre el océano Atlántico, a raíz del versículo del Corán que sostiene que “El trono de Alá está en el agua”. 

Sin embargo, además de su particular ubicación resulta impactante su tamaño: su superficie ocupa unos 30.000 metros cuadrados, cuenta con 78 columnas que sostienen un enorme techo de madera y su marinete mide unos 200 metros, lo que la convierte en la segunda mezquita más grande del planeta. 

Uno de los grandes motivos por lo que la Mezquita Hassan II merece ser visitada, es justamente porque es posible hacerlo, ya que muchas otras no permiten el ingreso de turistas. ¡Y vaya si tiene lugar! Su sala de oración puede albergar hasta 25.000 personas, mientras que la explanada exterior tiene capacidad para alrededor de 80.000.

6. Cascadas de Ouzoud:Un espacio natural 

Las Cascadas de Ouzoud, de más de 110 metros de caída interrumpidos en tres saltos, son realmente impresionantes y son casi un paso obligado en tu recorrido por los lugares para ver en Marruecos, donde además de sitios históricos, mezquitas y fortalezas, hay puntos como este donde lo que deslumbra, es la naturaleza en estado puro. 

Llegar no es sencillo. El trayecto hasta las cascadas de Ouzoud, a los pies del pueblo de Tanaghmeilt y a unos 150 kilómetros de Marrakech, puede demandar hasta 3 horas de viaje por una carretera muy estrecha, pero sin dudas vale la pena la aventura de descubrir este oasis natural que podrás admirar tanto desde abajo de la cascada como desde el mirador ubicado en la parte superior, entre varias tiendas, locales gastronómicos y también monos salvajes. 

Es un lugar único en el que podrás disfrutar de la naturaleza y la aventura, en un paisaje de ensueño donde además es posible pasear en bote o incluso bañarte en las aguas del río, una costumbre de los marroquíes sobre todo en los días de intenso calor.

7. Dunas de Merzouga (Erg Chebbi): Un paisaje onírico

Merzouga es conocido como “el corazón del desierto” de Marruecos. Se trata de un fabuloso pueblo cuyo atractivo principal es Erg Chebbi, otro gran lugar para ver en Marruecos y deleitarse con la magnitud de la naturaleza, donde el desierto luce en estado puro. 

El encanto natural de este sensacional “mar” de dunas doradas en subidas y bajadas invita a los viajeros más aventureros a adentrarse en su recorrido. 

La superficie del desierto Erg Chebbi tiene 22 kilómetros de largo por 5 kilómetros de ancho y aunque es consideradamente más pequeño que otros, su belleza lo vuelve uno de los más encantadores del mundo, gracias a sus grandes dunas anaranjadas de fina arena cuya visita conlleva una experiencia tan única como inolvidable.

8. Gargantas del Dadès y Todra: Los cañones rocosos 

Dentro de los lugares para ver en Marruecos, las gargantas del Dadès y Todra, son sitios realmente increíbles que ameritan ser visitados. 

Se trata de dos enormes cañones de roca en pleno Alto Altas y a las puertas del desierto, donde emergen estas brechas que parecen quebrar la montaña en dos, prácticamente marcando el camino hacia el sur de Marruecos. 

En primer lugar, la garganta de Dadès está recubierta por gruesas paredes prácticamente verticales de formaciones rocosas conocidas como “Los dedos del mono”. Allí podrás encontrar las kasbahs repartidas por este entorno árido y erosionado, en medio del silencio y la quietud. 

En tanto, la Garganta del Todra, situada al lado este del Alto Atlas, cuenta con unos cañones rocosos con paredes de hasta 300 metros de alto y es un paraíso natural para los escaladores. El lugar cuenta con dos valles que se pueden visitar en un mismo día y forma parte de la ruta que conduce al desierto de Merzouga desde Marrakech.

9. Chefchaouen: La ciudad azul 

Chefchaouen es la prueba visible de que Marruecos es una tierra de contrastes. Esta ciudad situada entre las montañas del Rif deja atrás los terrenos y dunas de colores rojos y anaranjados e invita a adentrarse en un mundo teñido de un azul electrizante con casas encantadoras por doquier. 

La “ciudad azul de Marruecos”, fundada en el siglo XV, está llena de misticismo en sus estrechos callejones e irregulares escalinatas rodeadas por viviendas decoradas con flores, que durante muchos años estuvieron ocupadas por refugiados, judíos y musulmanes. 

Sin dudas, uno de los lugares imperdibles para ver en Marruecos son estos callejones y sus construcciones con puertas y paredes azules, color que hace referencia al cielo, la libertad y a la cercanía con Dios. 

Podrás recorrer su medina y llegar hasta la Plaza Uta al-Hammam, donde hay a toda hora variadas propuestas gastronómicas para disfrutar de la comida típica de Marruecos, además de artesanos, pintores y vendedores callejeros. 

De noche, la aventura y el encanto de Chefchaouen es superlativo, ya que los marroquíes de la zona tienen una vida nocturna bastante activa y las calles se transforman en un verdadero espectáculo urbano lleno de alegría, música y un azul encantador.

10. Volubilis: La huella romana en Marruecos 

Volubilis, también conocida como “La ciudad Santa de Marruecos”, es un antiguo territorio romano donde yacen los restos arqueológicos mejor conservados y más visitados del país. En Volubilis es posible adentrarse en lo natural y escapar del mundo urbano, y deleitarse con visitas a campos de olivos y almendros. 

Situada a menos de 90 kilómetros de Fez, considerado el yacimiento romano mejor conservado del norte de África e incluida en la lista del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco, resguarda restos de lugares de enorme trascendencia como la Basílica y el Templo de Júpiter, las termas, el foro y magníficos mosaicos. 

Su principal atractivo es ser un gran yacimiento arqueológico, el más importante de Marruecos, pero también es una de las muestras de la cultura romana mejor preservadas en todo el norte del continente africano.

Estos 10 lugares para ver en Marruecos son apenas una introducción a este país repleto de sitios históricos, naturaleza en estado puro, colores, sabores y un interesante legado cultural y religioso. No tengas dudas, Marruecos puede ser uno de los mejores viajes de tu vida. Cuéntanos, ¿ya has ido? ¿Te gustaría conocer? En el caso de que prefieres planificar tu propio viaje y necesitas ayuda, no dudes en ponerte en contacto con nosotros en link abajo.

More to explorer

¿Qué se puede hacer en Marrakech?

Las actividades disponibles en Marrakech son un punto de partida para asegurar la vivencia de momentos increíbles. El viaje y la magia que permanece en Marruecos se pueden tornar a

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Abrir chat
1
Háblame ;)
Scan the code
Hola! 👋
Gracias por contactarnos, ¿en que podemos ayudarte?